EDITORIAL

Se necesitan ajustes en los trámites para la obtención de las licencias de conductor  



Días atrás se formularon en esta columna consideraciones acerca de los trastornos que diariamente enfrentan centenares de personas para obtener la licencia de conducir en La Plata, ya sea en la oficina municipal de 20 y 50 o en las delegaciones que realizan ese trámite. Se dijo que las dificultades no sólo resultan irritantes e incómodas, sino que de traducen además en demoras de muchos días para la obtención del carnet.

Si bien el problema se agravó a partir del conflicto gremial que afectó a la dirección de Impresiones y Boletín Oficial, lo cierto que también surgieron penurias y otras derivaciones negativas, para quienes intentaron obtener tan sólo un número que les garantizara ser atendidos, en una situación que sigue obligando en la actualidad a numerosas personas a realizar colas desde las 6 de la mañana tan sólo para alcanzar la posibilidad de ser atendidas en los mostradores. Por otra parte, la excepcionalidad existente no se ve correspondida por medidas acordes, como podría ser que se les entregara a esas personas el número del turno a medida que llegan a la dependencia, de modo que puedan volver más tarde para presentar el papeleo correspondiente.

En ese contexto, los propietarios de taxis de nuestra ciudad presentaron en las últimas horas un recurso de amparo ante la justicia laboral, para que se acelere el proceso de normalización en la entrega de licencias de conducir. Y a su vez, tal como se informó en este diario, solicitaron que la Provincia facilite los mecanismos para que la Municipalidad entregue certificados provisorios de manera tal que los choferes que cumplieron con todos los trámites puedan trabajar sin ser sancionados.

Justamente, en esta columna se había reclamado a principios de este mes que en el caso de las licencias de conducir, nada parecía impedir que se buscaran y encontraran vías transitorias de solución, ya sea desde las propias órbitas municipales o de estas en comunidad con la Provincia. También se señaló que más allá de que los municipios afectados por esta situación pudieran invocar que el problema se originó en un organismo provincial, es indudable que las autoridades municipales no están exentas de la obligación de hallar algún tipo de solución para aquellos que lograron iniciar el trámite, que resulte equitativa y que contemple la excepcionalidad del problema.

Es verdad que los más directos e inmediatos perjudicados son los choferes profesionales, ya sean de taxis, de camiones, de remises o de colectivos. Pero nada impide que esta comprensión se extienda a todos los conductores, necesitados también de contar con el carnet o, al menos, con alguna fórmula alternativa que los habilite a conducir en estos días, hasta que se normalice la situación.

Al margen de la influencia que pudo haber tenido el conflicto en el Boletín Oficial, las evidencias cotidianas que se viven en los mostradores municipales en el área de tránsito -muy penosas, por cierto- resultan demasiado elocuentes, como para no aguardar que las autoridades responsables ajusten en profundidad los mecanismos de atención y, también, le eviten a las personas las inconcebibles demoras que deben soportar.


Redes Sociales Redes Sociales
Agregar a MeneameAgregar a FresquiAgregar a FlenkAgregar a GoogleAgregar a YahooAgregar a TechnoratiAgregar a Del.icio.usAgregar a DiggItAgregar esta página a Mister WongAgregar a Facebook