Revuelo en pleno Centro por la aparición de una culebra

Ocurrió esta mañana en 55 entre diagonal 73 y 12, donde los vecinos hallaron una culebra de poco más de un metro, que fue capturada por los bomberos. A los pocos metros apareció otra de menor tamaño, pero muerta



Video de YouTube



Una de las dos víboras halladas esta mañana (Captura de imagen)
Una de las dos víboras halladas esta mañana (Captura de imagen)

La aparición de una culebra en 55 entre diagonal 73 y 12 causó gran revuelo esta mañana entre los vecinos. El animal, de considerables dimensiones, estaba agazapado en la calzada, junto a uno de los cordones, y debió ser reducido por los Bomberos que lo trasladaron al Zoo local para su futura liberación en un entorno más adecuado a sus características.

“Se acercó uno de los chicos que trabaja conmigo y comentó como al pasar que ‘habían tirado en la calle una víbora de juguete’” repasa Teresa Lorenti, encargada de un local partidario-cultural ubicado en la vereda de los números pares: “cuando empecé a acercarme, estaba entre dos coches y vi que era bastante grande, más de un metro, demasiado para tratarse de un juguete. Cuando estuve al lado levantó la cabeza de golpe, como poniéndose en alerta. Ahí me asusté bastante y llamé al 911”.

Los efectivos policiales no tardaron en llegar, en buen número, mientras en torno al ofidio, de colores opacos y marrones virando al verde, se arremolinaban curiosos y vecinos tejiendo todo tipo de conjeturas acerca de su procedencia. No tardaron en descubrir a pocos metros los restos de otra culebra, de escasos centímetros y mucho más colorida, que había perecido arrollada por algún vehículo.

“La operadora del 911 me dijo que en estos casos había que llamar a los Bomberos, así que lo hice” recuerda Lorenti: ”en menos de media hora, llegaron equipados con esa especie de horquilla con que agarran la cabeza de las víboras, y pudieron meterla en una bolsa, pero se escapó. Al final, se quedó adentro de una caja. Después de sacar fotos y documentar todo, la llevaron viva, pero dijeron que le faltaba un ojo”.

Entre las hipótesis acerca del origen del animal de mayor envergadura, identificado como una “culebra del pastizal” o “ratonera”, que barajaron quienes intervinieron en el operativo, se decantaron como más probables que se tratara de una mascota en fuga de su cautiverio en casa de algún vecino, o que hubiera aflorado de las alcantarillas después de nadar en las correntadas y anegamientos que provocaron las recientes lluvias torrenciales.

“Se trata de un ejemplar adulto de Phylodrias patagoniensis o ‘culebra del pastizal’, que puede haber llegado al lugar en que fue encontrada a través de la red de desagües pluviales, ya que son muy buenas nadadoras” precisó Diego Balducci, director del Zoo local: “no son exóticas ni venenosas, y abundan en las áreas rurales de la mayor parte del país. Con las lluvias y el calor aumenta su actividad”.

Balducci aclaró que “se la cuidará unos días hasta estabilizar su salud, y luego será liberada en un hábitat propicio; mientras tanto, permanecerá aislada y no se la llevará al serpentario porque los ejemplares que no pertenecen a la colección del Zoo no se acercan al lugar”.


Redes Sociales Redes Sociales
Agregar a MeneameAgregar a FresquiAgregar a FlenkAgregar a GoogleAgregar a YahooAgregar a TechnoratiAgregar a Del.icio.usAgregar a DiggItAgregar esta página a Mister WongAgregar a Facebook