Suplemento Joven de Diario El Día



12.11.2012 | BIBLIOTECAS

Siempre vigentes

Multifuncional, estética y práctica, se trata de un elemento que no puede faltar en el hogar



BIBLIOTECAS Siempre vigentes

Una biblioteca es multifacética, por eso puede ir tanto en dormitorios, escritorios, pasillos y hasta espacios de estar. Su gran virtud es que siempre categorizará el lugar donde esté.

Uno de los interrogantes que plantean quienes buscan uno de estos muebles es qué tamaño darle. La respuesta es simple: éste dependerá de lo que queramos guardar en él, que pueden ser libros, objetos, cajas, portarretratos, recuerdos de viajes y mucho más.

En segundo lugar, el espacio elegido para emplazarla también determinará hasta dónde es posible expandirse.

Hoy las tendencias en cuando a qué estilos se usan son muy variadas y el mercado ofrece opciones para todos los gustos. Las hay irregulares, blancas, de espesores finitos y también siguen estando las enchapadas o con combinaciones de colores. Por supuesto, las clásicas de estructura gruesa y pesada siguen vigentes. Lo importante es tener el diseño más deseado por uno.

En la actualidad, los modelos irregulares han encontrado una buena aceptación en el público. Y esto se debe a que son muy prácticas, ya que permiten aprovechar mucho mejor los espacios y ambientarla mejor. Cada libro u objeto con su medida, lucen al 100% en espacios acotados.

Un lugar muy bueno para ubicar una biblioteca es el costado de un pasillo, siempre que éste posea el ancho suficiente para que no entorpezca el caminar por el mismo. De esta manera se le asigna a este paso una doble función y se gana espacio.

Otra opción muy funcional es cuando podemos extender el mueble hasta el techo, pues de esta manera podemos poner lo que no consultamos tan asiduamente en los estantes superiores. Además, al ser de piso a techo, toman otra escala y eso aporta al nivel estético y práctico.

Elegir la indicada requerirá un análisis completo de los gustos y las necesidades. Con esta base resuelta, dar con la mejor no será cuestión de suerte.

Recomendaciones:

Verónica Lucarelli

www.lineadinteriorismo.com.ar





DECORAR CON LIBROS

El amor por los libros sigue presente en muchos hogares y las dimensiones estrechas de las propiedades de hoy en ocasiones cercenan las posibilidades de armar espacios adecuados para ellos.

Para hacer la biblioteca siempre se puede recurrir a un lugar difícil de decorar, como un espacio entre columnas o al lado de una chimenea.

El espacio que no se sabe cómo ocupar suele ser ideal para darle forma al lugar para los libros. Las bibliotecas tienen la capacidad de vestir una pared, sacarle partido a algunos metros en desuso y ordenar un espacio volviéndose el centro de la decoración.

Es ideal optar por un mueble que vaya desde el suelo hasta el techo, se le puede sumar una escalera que acompañe en altura.

Si quiere utilizar este mueble solo para colocar libros, se necesitarán unos 20 centímetros de profundidad. Si además de biblioteca, funcionará para exhibir o guardar otras cosas es posible sumarle espacio.

Si hay objetos que se preferiría guardar sin exponerlos al público, se puede planificar espacios en la parte inferior de la biblioteca que tenga puertas de cristal pulido o de madera, dependiendo del estilo de mueble que se haya decidido fabricar.

Si se desea proteger los libros del polvo, se recomiendan los frontales acristalados, ya que permite que se vean los títulos. Si se prefiere una apariencia clásica, los cristales pueden tener un marco en el material que se escoja para la construcción y si se prefiere más un look vanguardista, hay que olvidarse de los marcos y colocar sólo el vidrio con bisagras transparentes.

Deben evitarse los entrepaños de más de 1.60 metros de largo sin refuerzos y la utilización de madera maciza para muebles de este largo, pues tiende a deformarse. Las medidas promedio son 28 cm. de alto por 28 cm. de fondo. El tamaño del fondo puede llegar hasta los 50 cm., según su uso: libros, equipo de sonido o televisión.

Cuando se trata de botellas de vino, deben desarrollarse colmenas de 11 X 11 cm. de frente con un fondo de 32 cm. para mantenerlas acostadas. En el caso de los discos compactos el fondo es de 18 cm. y el alto de 15 cm.

El mueble puede convertirse en un espacio de decoración en sí mismo si se logra imponer un ritmo a los estantes y el modo de agrupar las obras en exhibición. Las clásicas bibliotecas con el fondo forrado en madera han dado paso a diseños que se enriquecen con el muro que las enmarca. Este juega un gran papel cuando las bibliotecas se reducen a ligeros listones suspendidos y sostenidos por cables de acero o empotradas a la pared.

La funcionalidad es un atributo que siempre se valora. Si pudiera optarse por un diseño a medida, siempre será un modo de sacarle más rédito al lugar disponible. Aún si esto no fuera posible siempre se prefieren las modulares. Las que se pueden armar juntando varias piezas de acuerdo a la necesidad. Las de entrepaños removibles y módulos intercambiables. Las rodantes que permiten moverse sin tener que desmontarse.

Cuando el dueño se apropia de su biblioteca, ésta se convierte en su microcosmos. Un pequeño universo personal y único. Aunque se trata solo de libros, todo cabe. Los especialistas los organizan por tema, idioma e intereses de momento. En suma, viajes de palabras. Lo cierto es que las bibliotecas de hoy van más allá de reflejar el gusto del lector, ya empiezan a hablar de aficiones y placeres.

Consejos:

Nicolás Cuello

www.unimate.com.ar










Por consultas o sugerencias escribinos a:
deco@eldia.com

publicidad
Opcional de diario EL DIA Distribución gratuita